Confesión De Fe

CRUZ DORADA

En esto Creemos: 

UNO.- Creemos en un solo Dios y Padre de todos los creyentes, santo, vivo, verdadero, y eterno, de infinito poder, lleno de bondad y misericordia, omnisciente y creador de todas las cosas visibles e invisibles.

DOS.-  Creemos en Jesucristo, verdadero Dios, y verdadero Hombre. Concebido por el Espíritu Santo en el seno de María. Cristo es fundamento y cabeza de la Iglesia, nuestro Señor y único Salvador. Que resucitó de los muertos y subió al cielo, y en el día postrero juzgará al mundo.

TRES.-  Creemos que el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo, y que es de una misma sustancia del Padre y del Hijo. Que es verdadero y eterno Dios, Omnisciente, Omnipresente, y Omnipotente. Creemos que él sana, consuela, santifica, enseña y permite la salvación del hombre.

CUATRO.-  Creemos en la inspiración divina e infalible de las Sagradas Escrituras – La Biblia -, como la Palabra de Dios, y que contiene todas las verdades necesarias para la salvación del hombre. Está constituida por el Antiguo Testamento con treinta y nueve libros, y el Nuevo Testamento con veintisiete libros.

CINCO.- Creemos en la Iglesia universal militante y triunfante, compuesta por todos los creyentes en Cristo Jesús en la tierra y en los cielos.

SEIS.-  Creemos en la existencia de Satanás y de los demonios, los que provocan el mal a los hombres, y luchan contra la obra de Dios.

SIETE.- Creemos en el castigo final de los impíos y un lugar de tormento donde serán arrojados los espíritus de los demonios y los incrédulos.

OCHO.- Creemos en el Cielo como un lugar de gozo y perfección, que será reposo para el cansado, y un lugar de bienaventuranza para los fieles a Dios, cuyos pecados han sido perdonados por Jesucristo el Señor.

NUEVE.-  Creemos que todos hemos pecado y fuimos destituidos de la gloria de Dios, y que el único medio para alcanzar la salvación es aceptar por fe a Jesucristo como Salvador personal, arrepintiéndonos verdaderamente de nuestros pecados.

 DIEZ.- Creemos en el bautismo por inmersión, bautizando al creyente en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

 

 

 

FARO 2016